domingo, 10 de mayo de 2009

Poemas de la Reconstitucion-10

Huye de la confianza que se hace compadreo.
Del compadreo que busca la caricatura
De la caricatura que va tras la ironía
De la ironía que rebaja o humilla.
De la humillación que desmorona la personalidad y el respeto roba.
Mantén tu puerta cerrada a semejantes invitados.
Atráncala bien, Licidas
Pues no corren buenos tiempos.
La humillación, si leve, parece apenas,
Un ligero rasguño en la personalidad.
Una banalidad intrascendente.
Solo cuando es fuerte, el ajeno lo percibe
Como una fuerza demoledora
Que destruye al humillado y al humillador vivifica.
Pero el rasguño leve al afectado infecta,
Y envenenando lentamente.
Cual semilla del mal los transforma,
A algunos en malvados, a otros en muertos.
Quien humilla, Licidas, nunca levemente hiere.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada